viernes, 20 de noviembre de 2009

Risoterapia


Me encanta reír. Y cuando digo reír, no hablo de una media sonrisa forzada, de un lánguido y falso amago de mostrar los dientes, sin sentimiento ni intensidad. No. A mí lo que me gusta es llorar de risa, reír hasta ahogarme, reír hasta temer que me explote el cuerpo. Una risa primitiva, instintiva, visceral. De esa clase de risa incontrolable que no entiende de momentos apropiados ni de nada. Llega. Llega sin más, y se autoalimenta de la represión. Es decir, cuanto más intentes sofocarla pensando que está mal, más te vas a reír. De la clase de risa que te hace quedar fatal. Vamos, lo que viene siendo partirse la caja. Si me pudierais ver, ahora estoy haciendo el gesto del que se parte, dándome golpes en el pecho con mi mano derecha.
A mí me pasa mucho. Me ha pasado desde siempre. Recuerdo que ya en el colegio con mi amiga Maria lo pasaba fatal con la monja de matemáticas. La pobre mujer sufría de un estrabismo muy severo, y cuando decía “tú, a la pizarra”, siempre había dos que se levantaban. A ver, es que tiene gracia. Aunque imagino que para la monja tener un ojo mirando pa’ Cuenca no era gracioso. Y que dos niñatas se rieran de ella, era una crueldad. Porque es cierto que en los ataques de risa de los que hablo hay siempre un punto de crueldad. ¿O no es acaso cruel reírse de aquel cantante entregado en la puesta en escena de su último single, aquel que se deja la piel por su público, y al que, al dar unos pequeños pasos de fantasía, como podría pasarle a cualquiera, da un pequeño traspiés y cae del escenario? ¿No es acaso cruel?



No nos engañemos, medio mundo se ríe del otro medio, es inevitable.
Yo a veces me río sola, bueno, muchas veces, la verdad. Pero reconozco que reírse en solitario no tiene tanta gracia. (Paradoja). Es mucho más gratificante hacerlo en compañía. Las risas de uno alimentan a las del otro, y viceversa.
Así que siendo ésta una actividad barata, gratificante, para la que tengo cierta predisposición y que me gusta, pues he pensado, por qué no, una vez más, que podría profesionalizarlo. He estado mirando cursos de formadores en risoterapia, y pinta bien. Además, a partir de enero voy a tener las tardes libres, y aparte de escribir, también podría impartir alguna tarde clases en el centro de mi hermana.
Para empezar a ver de qué va la cosa, he mirado algunas páginas de internet. En una de ellas proponían la siguiente actividad: “Túmbate en un sofá boca arriba, y empieza a decir en voz alta: jajajajajajaja, jejejejejeje, jijijijijijiji, jojojojojoj, jujujujuju y así sin parar hasta que te rías de verdad”. Bueno, pues lo he hecho y me ha funcionado. No sé si será porque me he parecido ridícula a mí misma o porque aun tengo frescos en la memoria los pasos de fantasía de Juan Gabriel… pero el caso es que me he reído, y me ha gustado el experimento.
Voy a seguir investigando al respecto, y ya os contaré si al final me decido. Igual os interesa partiros la caja conmigo en alguna de mis futuras clases.

8 comentarios:

Morel dijo...

Formador de monitor de risoterapia, uno no acaba de acostumbrarse a las innovaciones curriculares.

sergivaz dijo...

La verdad es que reir es una de las mejores terapias que existen, puesto que hace que te olvides de cualquier cosa mientras estás haciéndolo. A mí me encanta reir, y cuando estoy con mis amigos nos reímos mucho de historias, anécdotas o cosas que hayamos visto o vivido durante la semana. Es muy gratificante y te deja después en un estado de relajación increible. Es muy buena terapia.
Una cosa muy buena para nuestro entorno sería hacer reir a las personas que estén tristes para que gocen durante unos minutos aunque sea, de paz y felicidad.
Saludos Sonia

milagros dijo...

Soltar una de esas carcajadas estridentes, que si estás sentada te tienes que levantar para evitar mearte de risa, eso es lo mejor. Yo estoy aprendiendo a reírme de mí misma de todas las meteduras de pata, y es un verdadero placer y muy terapéutico.

La sonrisa de Hiperión dijo...

A mi es que me encanta reirme... con lo que tengo que estar curado de espanto... jajaja

Saludos y un abrazo.

Marien dijo...

Me voy a apuntar contigo al curso, aunque yo soy de las que se rie de si misma cada vez que puedo,así que aunque no tenga las tardes libres alguno cursillo on line me vendría bien. Si me acuerdo de algunos de tus párrafos historicos no puedo parar de reirme.
Besos

Lapiz0 dijo...

LO MEJOR DEL MUNDO ES REIR...

BOCA DE TONTO... SEGUN MUCHOS

Alegre segun yo

sara dijo...

Es mi deporte favorito. Lo necesito para estar en forma, para vivir.
Reir cada día, poco o mucho, pero algo.
¡Es lo más saludable que hay!
Palabra de honor, esta noche me tumbaré en el sofá y repetiré "JA JA JA, JE JE JE, JI JI JI...." hasta empezar a reir.
Me apetece mucho este plan.

La Mujer Barbuda

ROSA G.C. dijo...

La risa rejuvenece, o eso dicen...
En el ranking de los acontecimientos que provocan risa el nº uno se lo lleva la caída.
¿Por qué será que mientras más bestia más carcajadas provoca?
bueno menos al que cae, que a ese poca gracia le hace.
Besos
Rosa.-

Publicar un comentario