jueves, 12 de noviembre de 2009

Palabras odiosas I

No sé si esto me pasa sólo a mí, pero hay palabras y expresiones que me dan mucha rabia. No quiere decir que no las utilice, que muchas veces las utilizo precisamente por eso.

Vamos a ver, una que no soporto es “deleite”, me da una rabia tremenda como suena. Es cursi, se hace una pasta en boca cuando se dice. Y si no haced la prueba, decidla varias veces en voz alta: “deleite”, “deleite”, “deleite”.
Otra expresión que me da rabia es “en efecto”. Y ésta la utilizo con frecuencia en mis relatos, porque es amor-odio lo que siento por ella. Alguien que dice “en efecto” te da la razón pero quedando por encima, no sé si me explico. Además, en mi mente, alguien que dice “en efecto” lleva necesariamente unas gafas de pasta estilo años 80 que se le resbalan y sube constantemente con el dedo corazón, haciendo una mueca con la boca para ayudarse. También existe la variante “efectivamente”, y la verdad, no sé cuál es peor.
Otra palabra: “Caballa”. No me digáis que no es horrible la palabra “caballa”. Y “Margarina”, que da rabia porque se queda a medias entre margarita y mandarina, sin ser ni una cosa ni la otra.
Una más: “confitura”, es odiosa por lo fina que es, y eso que las palabras que terminan en “ura” me suelen gustar bastante.
Y para finalizar una nueva que he añadido recientemente al repertorio gracias a un amigo bloguero al que le gusta utilizarla en sus relatos: Ajonjolí. No sabía ni lo que era, pero ha entrado con fuerza en el ranking. Da rabia, y mucha.

Y por hoy no se me ocurre ninguna más, aunque os aseguro que hay un montón. En cuanto vayan surgiendo me las iré apuntando, y crearé un segundo post. Si hay algún rarito/a al que le pase lo mismo que a mí, me encantará que aporte sus palabras para crear entre todos un glosario.

16 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Interesante post, ha tantas palabras que pueden unirse a tu repertorio..
Por le momento que me quedo con estas que muy bien has explicado en tu texto..

Un gusto leerte

Un abrazo
Saludos fraternos...

Morel dijo...

ýa has dicho lo del ajónjoli..o se a que...a mi me gusta mucho usarla aunque tampoco sé si como palabra me gusta o no...
¿Conoces la anécdota de Buñuel (o era Berlanga)? Le gustaba siempre incluir la palabra austrohúngaro en todos sus filmes..en uno se olvidó y al hacer el montaje lo insertó en la escena final...se veía un burro alejándose y entonces sobrepuso la voz del jinete que decía "Arre, austrohúngaro !!" Si non e vero, e ben trovato....

Sonia dijo...

Pues no conocía la anécdota, pero me parece super original por parte de Buñuel o de Berlanga.

Máximo Cano dijo...

Una palabra que acabo de descubrir y que me ha sorprendido y encantado por lo vacilón del nombre es "flych".

¿Conoces algun flych? En Zumaia (Guipuzcoa) hay uno precioso. Merece la pena verlo.

El nombre puede dar juego a segundas interpretaciones...¿Echamos un Flych? o "Me fumé un flych"...o muy "fashion"...como por ejemplo..."pues...Piluca es muy flych".

Bueno... supongo que no es mas que una chorrada, pero al ller tus opiniones sobre palabras que no te gustaban he querido compartir este descubrimiento con vosotros.

Saludos.

Ignasi Raventós dijo...

Leyendo el Caín de Saramago, apareció la palabra "fíat". Que, después de consultar en la rae, significa algo así como "hágase". Saramago la emplea magistralmente, en boca del malvado Dios, en su novela.

Irène dijo...

Sonia,

Muy bueno este pequeño texto.
El tema es original y con tu talento, la mezcla es explosiva.



Irène

La sonrisa de Hiperión dijo...

A mi la que no me gusta nada es "escorbuto". Coño que cosa más fea! jajajaja

Saludos y un abrazo!

ROSA G.C. dijo...

En efecto Sonia, hay palabras que son híbridos como la margarina o la caballa (mujer del caballo) pero aunque en tus relatos aparezcan la confitura o el ajonjolí es un deleite poder leerte.
Efectivamente, no hay duda de que tienes talento…
Besos
Rosa.-

Marien dijo...

Hola Sonia,
Cuántas palabrejas feas hay, y sin embargo no se me ocurre ninguna más fea que las que nos hieren el alma. De todos modos pensaré en alguna en especial. TEngo más palabras bonitas en mi repertorio.
Besos

Castrodorrey dijo...

Hola Sonia: Pues resulta que coincido contigo en esas palabras que suenan fatal. Como por ejemplo: "fatal" "genial" "bestial" "espectacular" y otras por el estilo. ¿No te parece? Una cosa que creo es, que lo malo de ellas -casi siempre- estriba en usarlas idebidamente. Como lo de "genial" que la mayor parte de las veces se usa para abreviar toda una frase. jejeje...y ¿las coletillas? "con lo cual" "la verdad es que sí" -o que no-... bueno, "saludos cordiales" y me alegro de "haber caido" por aquí.
¡Ah! y habiendo sido pastelera ¿no conocías Ajonjolí? Pues se usa mucho para tortas y galletas...jajajaja Te sigo.

Joan Villora dijo...

Yo no aguanto los diminutivos. El ajonjolí me tiene ajonjolinado de miedo. Esa terminación me parece cursi, cursi.

Deleite me chirría exactamente como a tí.

Sin embargo Caballa y Margarina me gustan.

¿?

Joan

Sonia dijo...

Gracias a todos por vuestras aportaciones.

Máximo, nunca había oído la palabra flych, pero me ha hecho gracia, suena muy anglosajona, he mirado por internet y es como un acantilado, no?

Ignasi, sólo había oído la palabra fíat relacionada con los coches, así que siempre se aprende algo nuevo.

La palabra escorbuto, tienes razón en que es horrible, me recuerda a escupitajo, no sé porqué.

Rosa, qué gracia/rabia me ha hecho tu comentario, no te dejas ninguna palabra por usar, eh? jajajaja

Marien, tienes razón en decir que las más feas son las que hacen daño, así que esas es mucho mejor ignorarlas.

Castrodorrey, bienvenido a mi blog, y muchas gracias por tus numerosas aportaciones, me alegra saber qeu no soy la única con este tipo de rarezas, jajajaja.

Joan, a mí en cambio los diminutivos según cómo y sín exagerar, sí me gustan. Hum! La caballa y la margarina sí te gustan?? No será en bocadillo, no? jajajaja

sergivaz dijo...

Hola Sonia!
Me ha hecho mucha gracia leer este pequeño relato sobre palabras odiosas. Te has olvidado unas cuantas del diccionario pijo por excelencia:
-la primera es "ideal", que para una persona pija tiene multitud de definiciones. Si eres pijo, en todo lo que te guste has de ponerla. Luego la gran expresión que es "o sea", que cuando un pijo la pronuncia es "ssea". Mira que el diccionario de la RAE tiene multitud de palabras para poder definir desde estados anímicos como para localizar adjetivos que sean idóneos para cada cosa que queramos expresar. La lástima es que mucha gente utiliza únicamente cuatro palabras que ha aprendido, en vez de enriquecer su vocabulario.
Saludos

Sonia dijo...

Sergi, qué alegría verte por aquí. Tomo nota de tus palabras odiosas.

G dijo...

A mí ajonjolí me gusta (¡así se le llama al sésamo en mi país!) y el dúo margarina/caballa me parece muy soso para merecer rabia...pero no te imaginas cómo coincido contigo en mi odio por "confitura"...

De las apuntadas por Castrodorrey la que siempre me saca de mis casillas es "saludos cordiales" (prima hermana de la igualmente detestable "un saludo"...No termino de entender a qué se refiere la gente que firma sus mensajes así....¿cómo que "un" saludo? es terrible).

Otras que entran en mi lista son las palabras largas que la gente tiende a cortar por pereza: boli, peli, prota...que injusticia para bolígrafos, películas y protagonistas... ;)

Anónimo dijo...

Organdí. Paspartún. Palabras asquerosas...

Publicar un comentario