jueves, 9 de julio de 2009

Escribir empezando por el final



Ayer me compré el libro de Enrique Páez “Escribir: manual de técnicas narrativas”.
Qué maravilla de libro. El caso es que llegué al capítulo en el que se recomienda escribir empezando por el final, es decir, sabiendo ya de antemano cómo va a terminar la historia que se pretende contar. Es un tema que ya se había tocado en clase, básico y fundamental dentro de las técnicas narrativas, utilizado por Poe y por la gran mayoría de grandes cuentistas.
Por más que estoy segura de que es una técnica muy útil, me temo que no para mí.
Soy incapaz de saber cómo va a terminar una historia nada más empezarla. Aunque lo intentara, no podría. Porque yo cuando disfruto realmente es escribiendo sin saber qué va a pasar. Hay días en que escribo del tirón, me siento y vomito una historia, las palabras llegan casi solas y no necesito apenas pensar, suelen ser además los relatos que más me gustan. Por desgracia no siempre me pasa así, pero lo que sí que no me pasa nunca es que sepa ya el final de antemano. Me gusta que la historia se vaya escribiendo a si misma, que los personajes vayan cambiando, las situaciones también, y una cosa lleve a la otra. Muchas veces encuentro que he terminado el relato sin darme ni cuenta. Otras veces, cuando el conflicto es muy raro, o la historia tan extraña que no tiene una solución natural, y me atranco, disfruto muchísimo también pensando en qué solución darle, comentando con la gente, buscando ideas. Es como una adivinanza que me propongo a mí misma, y durante varios días, pienso y repienso, a ver cómo lo puedo terminar de una forma medianamente decente. Ese placer no lo tendría, si ya de antemano supiera qué fin darle a la historia.
Así que nada, éste es uno de los pocos consejos que no he aprovechado, ni del curso de escritura, ni del maravilloso libro de Enrique Páez, que si no tenéis os recomiendo. Supongo que cada cual debe encontrar su propia manera de escribir, y lo que sirve a unos, a otros no sirve de nada.
¿Qué opináis vosotros? ¿Cómo escribís? ¿Os sale del tirón? ¿Os lleva días? ¿Pensáis mucho antes de poneros a escribir? ¿Escribís ya sabiendo el final, o vais sobre la marcha como yo?

9 comentarios:

Morel dijo...

Los cuentos que (a mi juicio) mejor me han quedado son aquellos en los que me pongo a escribir sabiendo solo la primera frase...o una imagen. Y todo fluye. Por descontado creo que eso en narraciones largas es inviable..ahí entran temas como estructura, ritmo...y eso implica tener una idea aproximada cuando empiezas.

Adolfo Payés dijo...

Pues suena interesante el libro.. me gusta como has escrito tu articulo.. me lo quedo y ya tengo el nombre del libro.. espero encontrarlo por aquí en Canadá..

Saludos fraternos
un abrazo con mucho cariño
besos

Lapiz0 dijo...

Hay dias y dias... generalmente sin pensar pongo mis dedos sobre el teclado... y se mueven casi solos...

Cuando termino de leer el resultado... busco algun sentido y si no lo tiene... vamos otra vez...

Otros dias creo una historia mental, dibujo un esquema de acciones (garabatos y lineas que solo yo logro desifrar)... y continuo con el proceso anterior.

y un dias logre escribir algo...

milagros dijo...

El otro día me recomendó Lluch comprarlo, me dijo que para los que deseen hacer el curso de Novela sería muy útil leerlo. Me alegro que lo hayas comentado.
La cuestión es que escribir sabiendo el final a mí no me funciona. Cuando escribo lo hago de forma espontánea sin saber lo que voy a contar ni de la forma que se van a comportar los personajes. Me gusta improvisar, crear al momento (aunque ultimamente no escribo nada).

Lapiz0 dijo...

Despues de leer esto escribi algo y marque el proceso personal...

http://vufunk.blogspot.com/2009/07/soltando-la-mano-y-la-mente.html

Beltrán dijo...

Creo que si te lo propones como meta, es mejor pensar el final de lo que quieres contar y después hacer toda la estructura de tu relato o novela. A mí me funciona. Todas las novelas que tengo(amén de si esten bien escritas o no)previamente he pensado el final de lo que quiero contar.

G dijo...

Depende. Yo creo más en la inspiración que en una técnica fija...Con esto lo que quiero decir es que cuando me siento a escribir una historia siempre tengo un 'algo' que me ha dado la idea que quiero desarrollar: puede ser un final, una imagen, una conversación que escuché, un sentimiento que tengo que expresar, un sueño que haya tenido, un recuerdo atravesado...En fin, que dependiendo de lo que haya inspirado la historia algunas veces si puedo comenzar por el final, pero no siempre. Lo interesante es estar siempre alerta, porque en cualquier lugar te puede sorprender una buena historia. Si conoces su final o no al comenzar a escribirla es lo de menos. Creo que ese misterio es parte del encanto que tiene este oficio ;)

Lolita y El Profesor dijo...

Hola, señorita, encantados de conocerla, Loli y yo.
Veamos: puede ser una técnica eficaz, eso de comenzar por el final e ir desenmarañando esa madeja que parece haber caído en las garras de un gato rabioso.
Aunque creo que la mejor manera de escribir es empezar por una idea pequeñita que empieza a crecer y crecer, dejando que los personajes hagan lo que se les venga en gana. No olvidar esto: no empezar hablando del tiempo, es una lata eso.
Bueno, son ideas, con todo respeto, ¿eh?

El Profesor

el viajero impresionista dijo...

Ideas que vienen de impresiones, llegando como un fogonazo: la cabeza trabaja mucho sin permiso.

Muy interesante el blog, llegué a él de casualidad. Un saludo

Publicar un comentario